Mamá, quédate!

Mamá, quédate!

Mamá no te vayas! 

Hoy despertaste con pijama, una coleta mal sujetada y llorando buscando a tus papás para que te acercaran una leche y poder calmar tu llanto, te acurruqué en mis brazos tapándote como si nada importara, y yo contando los minutos para que no se me haga tarde e ir a trabajar y pensar en cómo te volvería a recostar en la cama, sin evitar ver esos ojos brillosos que me gritan quédate otro ratito más.

Cómo evitar verte a los ojos y pedirte que me des un beso, que todo estará bien, que estoy pendiente de ti, pero el trabajo me espera, cómo evitar que me digas mamá no te vayas! Quédate otro rato mas ;cuando los minutos juegan en mi contra, ella no lo sabe, no sabe que voy contra reloj, ella solo ve ese pecho calientito y seguro, ella solo ve cariños y acurrucada vuelve a cerrar sus ojitos.

Ellos no sabe de tiempos, ni de palabras sin sentido ella sabe de amor y entregas. 

Para tener que decirle ya me voy mi niña, en un rato nos vemos y si hay días donde se suelta llorando, y otros me despide con un beso, otros tantos me pide que la lleve conmigo. 

Así entendemos las labores de Mamá divididas y fraccionadas en tiempos, cuando hay días que son solo para mi y mis hijos otros son días de trabajo, donde se pretende buscar el mejor balance. Entre ser, estar, y quedarte. 

Ser mamá con responsabilidades fuera de casa te fracciona el tiempo y un poquito el corazón cuando con esos ojos te dicen no te vayas MAMÁ! 

Quédate un momento más, no te vayas mientras cierras la puerta y te quedas con un nudo en la garganta queriendo quedarte, y sintiendo un vacío porque el sentimiento de mala madre te gana, y sobrepones todo, condicionas tus facultades por haber dejado a ese ser con lágrimas en los ojos. Y te vas… pero sabes algo no hay momento más reconfortante que abrir de nuevo esa puerta y te reciban como si hubieran pasado años, con un abrazo te reinician el día. Y la vida !! 

Parece que si me aparto de ti creces a pasos agigantados cuando no estoy, pero ese mensaje, esa foto de ustedes jugando y disfrutando del momento, me llena de tranquilidad saber que estás bien. También se que habrá momentos en los que deseo vayan a la escuela, o duerman para tener un momento para mi, pero cuando estoy lejos de ustedes, mi corazón piensa en; si les darán de comer lo que les gusta o si estarán bien cuidados.

Esta de mi enseñarles la importancia del trabajo, y que evidentemente sus papás están trabajando por un fin, cómo algo para celebrar cómo un trabajo que amamos, que procuramos y cuidamos. Ese amor al trabajo se verá reflejado no cómo un trabajo. Explicarles, adelantarnos y decir siempre la verdad nos ayuda a que confíen y sepan que regresaremos. 

Mamá qué haces todo por un futuro, para ti para tus hijos. Estás haciendo lo que tienes que hacer y está bien,, lo estás haciendo bien así que hoy reconócete, apláudete, y vibra porque tus hijos verán a esa mujer entrona, y trabajadora.

Una vez más échate porras!!!! 🎉🎉🎉🎉

Las abrazo con el corazón

Leave a Reply

Your email address will not be published.