“Las culpas” de mamá

La culpa de mamá 

En el momento en el que te enteras que serás mamá, automáticamente ya pusiste “culpas” en tu espalda que aún no sabes si eso será un hecho, que si serás buena mamá, no voy a saber cambiar un pañal, no voy a poder amamantar, y te llenaste de culpas de algo que aún no sucede… 

Puedo decir que el ser mamá nos hace más susceptibles a sentirnos así, a tener ese sentimiento de culpa, de que algo estamos haciendo mal o simplemente que no lo hicimos bien.

El enorme nombre de MAMÁ puede cargar con cientos de culpas; hoy tuve la dicha de conocer a una mamá súper emprendedora, y la platica tomo el rumbo sobre la culpa que sintió cuando se divorció, pero que está firma aún no llegaba, estaba en un matrimonio torcido, ni para atrás ni para adelante, no había un futuro juntos, pero las culpas llegaron cuando pensaba en su hijo, y las preguntas sin resolver obscurecían su futuro; “Es que va a crecer sin la figura de su papá” “Que voy a hacer para no fallarle” “Va a ver menos a su papá” “cómo le voy a hacer” cuantas preguntas sin sentido abrumaron su cabeza y aún no pasaba, poco después cuando llegó el divorcio, las culpas seguían rondando, pero ahora posibles reproches de los hijos como “Pues nunca estás” “Te la pasas trabajando” o tener que ceder a romper las rutinas o ceder para conseguir un permiso o un premio innecesario solo porque “pobrecito”. 

En fin, te has puesto a pensar la cantidad de ocasiones que nos sentimos culpables en el día, en la semana o desde que eres mamá… uff innumerables ocasiones me siento así; Justo ayer estuve a punto de soltar el llanto. 

Ayer tuvimos un estudio muy importante para mi hija pequeña y le pedimos a mis suegros si ellos podían ir por mi hijo mayor a la escuela, accedieron felizmente, después de la escuela nos avisaron que fueron por un helado y se había quedado dormido Justo a las 4:00 pm, pensé; no se va a querer dormir más tarde y por consiguiente no se despertará temprano, en fin cuando estábamos todos en casa, en hermano mayor despertó como a las 6:30; diciendo “mamá”, se acurrucó en mis piernas hechas chinito, y comenzó a decirme, “ Mamá, no ta’ “ textualmente “ Mamá, No Esta” … sentí un nudo en mi garganta… 

Pero que creen, me trague ese nudo y las lagrimas; lo apapache, el continuaba repitiendo una y otra vez “No ta” , y mi respuesta fue… 

Amor, aquí está mamá, ven ayúdame, escucha mi corazón pegándolo a mi pecho, escuchas mi corazón? Cómo late, ahora imaginemos cosas bonitas, cosas que te gustan, una pista de carreras, una mariposa, tortugas, (lo decía con una voz suave y lenta) así le dije cuando sientas que no estoy o te hago falta recuerda como hace mi corazón, recuerda mi voz, y las palabras que te digo. 

Saben lo culpable que me sentí, al no estar en el desfile, o lo culpable que me sentí por no leer su cuento antes de dormir durante semanas, o acurrucarlo en mis brazos durante la madrugada porque tuvo una pesadilla, en este momento mi hija pequeña nos requiere, así que poder confiar y pedir ayuda ha sido nuestra salvación, los abuelos fungen un papel importantísimo en esta etapa, el se siente apapachado, aunque nada reemplaza el amor de mamá, ellos nos están ayudando. Así como papá el poner turnos y tiempos para ambos. 

Y a ti te ha llegado ese sentimiento de culpa? Platícame 

Bendiciones hoy y siempre 

Deja un comentario