Adiós pañal; Hola nuevos aprendizajes

Me resistía completamente, sí, me resistía al cambio, a dejar de ver en esa carita al bebé que dependía de mis brazos para transportarse, me resistía a creer que comenzaba otra aventura.

Una aventura donde Emiliano descubriría el mundo por sí mismo, tocaría con sus manos, y se aventaría a conocer y construir nuevas historias. Pero ¿en qué momento dejó de ser mi bebé, el que pedía con llantos mi presencia, que se acurrucaba y sentía tranquilidad sobre mi pecho, para ahora ser un intrépido aventurero trepando los sillones, y subiendo y bajando escaleras? , ¿qué pasó para que la única manera de tenerlo más de 10 minutos en mis brazos abrazado fuera cuando aún duerme?

Llegaron sus dos años y con ellos nuevas aventuras y una etapa completamente nueva para ambos y sí, también llena de sentimentalismos por mi parte; dejó de ser un bebé para estar a punto de convertirse en un niño. Que desea subir, bajar, inspeccionar, correr, probar, crear e imaginar.

¿Dónde quedó aquel pequeño que dependía de mi para retirar un pañal? Pues bien, comenzó un proceso de independencia y autonomía para explorar el mundo que lo rodea.

 

¿Cómo podemos apoyar este proceso?

Los niños por naturaleza son exploradores y aventureros, ¿Cómo acompañarlos y apoyarlos brindándoles mayor seguridad?.

 

Permitirle tomar sus propias decisiones:

 

Aportará mayor seguridad y confianza en la toma de decisiones así como la reacción de su decisión; prueba con pequeñas cosas

  • Pregúntale si desea salir a jugar al patio o jugar dentro de casa
  • Que elija qué prefiere: manzana o uvas
  • Escoger sus zapatos, o si prefiere tenis.

Teniendo muy claros los límites de elegir si puede ir o “No” en el auto asiento, o si puede comer una bolsa completa de dulces. Pero ese será otro tema…

 

Animar y apoyar sus esfuerzos

Impulsar a alcanzar sus metas; así como subir por una resbaladilla: impúlsalo a lograrlo, y felicita esa habilidad; estimula la acción.

  • “Eres muy hábil para subir”
  • “Muy buen esfuerzo construyendo “
  • “Me da gusto verte haciéndolo “

 

Permite que lo haga por sí solo

En ocasiones el dejarlo que se ponga solo los zapatos puede ser tardado y tedioso, y como el reloj nos lleva corriendo no tenemos tiempo de esperar a que lo haga él solo, darle momentos para intentarlo y conseguirlo, traerá a él ese momento de gratificación, “Sí, lo logré”, “Yo puedo”, “claro que puedo”; Nos llena de miedo observar cómo sube dos pequeños escalones o se desliza sobre una rampa, pero el niño confía que su mamá está ahí por si algo sucede, dándole seguridad.

Aprendamos a nombrar sus emociones

En ocasiones no sabemos cómo nombrar nuestras propias emociones y menos las de los niños, pero esto ayudará al niño a poder reconocer la emoción y controlar el momento en el que se encuentra, ser empático y poder diferenciar lo que sucede a su alrededor, formará su capacidad más adelante de controlar sus propios impulsos.

 

Solía poner a Emiliano unos “mocasines” y un moño por corbata, pero conforme fue creciendo sus necesidades cambiaron y necesitaba mayor posibilidad de movimiento y desplazamiento. La libertad para poder jugar, subir y bajar, por esta razón comenzamos con los padrísimos Huggies® Pull-Ups® que son como calzoncitos que le dan libertad al verse y sentirse como ropa de verdad y confianza para el momento de dejar el pañal.

Ustedes ya los conocen? Cómo fue tu experiencia con los #NiTanTerriblesDos

Visita la página de http://www.pull-ups.com.mx/ donde nos ofrecen artículos perfectos para iniciar este proceso y disfrutar los #NiTanTerriblesDos

 

Bendiciones hoy y siempre

3 comments

Deja un comentario