Mamá, no te olvides de ti

Tres semanas despertando cada 3 horas, poniendo mi cuerpo en modo off cuando inconscientemente despertaba solo para tapar a mi hijo y a mi esposo con el afán de ver si estaban bien, semanas recurrentes donde la casa figuraba estar a punto de ser una farmacia, las ojeras decoraban mi cara todas las mañana, y un montón de ropa desbordándose en el cesto, yo solo pedía que mi familia estuviera bien.

“Para estar bien con nuestra familia debemos de estar bien nosotras”

Las mamás inquebrantables, fuertes, que no se quejan pero porque no, yo solo pido dormir! Si es bien sabido que la maternidad llega con ciertos cambios radicales a tu vida y para mi llego cómo un huracán de emociones y sentimientos; sin dejar de lado la caótica y estresante vida de una mamá.

Son días de pensamiento constante; de reproche con tu ser interno, si haces bien o mal, si ese dìa tu hijo no deseaba comer, se mojo la ropa 2 minutos antes de salir, hizo popo y se ensucio… hay día en los que quiero llorar sin saber explícitamente el motivo, pero todo se reúne en ese momento! Pareciera que todo conspira en mi contra, y momentos donde solo deseo que llegue la noche para que todos duerman.

Tantas ocasiones durante el embarazo me repetía una y mil veces yo no seré así, Yo me arr