Jugar es Aprender

Home / Mamá / Jugar es Aprender
Jugar es Aprender
La capacidad innata de un niño por jugar y descubrir a su manera no tiene límites, permite que su creatividad por el juego le de las bases para sentirse en un ambiente confortable.

El juego está lejos de ser algo accesorio en el desarrollo y en la vida del niño. Piensa en un niño sano que no tenga hambre o sueño; Que hace? Juega, y que mejor que sea un signo importante de salud física y psicológica.
El jugar es una actividad fundamental en la cual El Niño aprende acerca del mundo que le rodea y a descubrirse a sí mismo. Jugar es una cosa sería, ya que, a través del juego El Niño aprende a controlarse, evolucionando a su propio ritmo y aprende a conocer y diferencia las cosas y situaciones que lo rodean.
Tu hijo ha sido maravillosamente dotado para realizar estas actividades. Observa cuando le das un juguete nuevo, con todos sus sentidos lo descubrirá. Inclusive lo probará, lo agitará probando todas las posibilidades de conocer su función e ideando otras tantas.
“Es el primer acto creativo del ser humano. Comienza cuando el niño es bebé, a través del vinculo que se establece con la realidad exterior y las fantasías, necesidades y deseos que va adquiriendo. Cuando un niño toma un objeto cualquiera y lo hace volar, está creando un momento único e irrepetible que es absolutamente suyo.”
Jugar es aprender 

No te sorprendas por la palabra aprender para el niño no hay diferencia entre jugar y aprender. La posibilidad de manipular los objetos, tomarlos, desarmarlos, hacer ruido, escuchar el caer del agua, trepar por los sillones todo es aprender. Pero cuidado, lo anterior no significa que el adulto deba “apoderarse” del juego del niño para someterlo a un entrenamiento intenso 

El juego sirve para jugar nada más. El Niño juega por el placer de jugar. Se lanza a un verdadero aprendizaje, intenta, fracasa, intenta de nuevo. Porque sabe que entre más habilidades posea más posibilidades de juegos tendrá y, por lo tanto más placer de descubrimiento.

El juego y los juguetes son escenciales en los mecanismos que sustentan el desarrollo del niño, se sabe que el juego no solo es una distracción más si no un momento de adquisición y aprendizaje indispensables para el desarrollo afectivo,  intelectual y social del niño.

Un niño sano y feliz juega de manera espontánea, de maneras tan simples que no lo puedes imaginar, el tiempo jugando con sus manos, sus pies o cuando comienza a jugar con el cabello de mamá. El gusto de manipular todo lo que este a su alcance. El desplazarse con mayor libertad le dará las herramientas para un juego sin descanso.

La utilización de materiales como la madera e instrumentos musicales son ideales para cualquier edad.

Bendiciones Hoy y Siempre

Leave a Reply

Your email address will not be published.