El nacimiento de Victoria (parte 1)

Justo ayer leía una publicación de una doula que estimó muchísimo, en ella una mamá relata que después de sus tres cesáreas ella no siente que su cuerpo le fallara por el contrario, pero en mi caso si lo pensé si pasó por mi cabeza esa sensación, esa impotencia de creer que no llegamos a un parto, pero justo en casa daba gracias a dios por estar bien, por tener sana y salva a mi bebita, y ahora agradezco lo sabio que fue mi cuerpo para indicar que ese que parecía un parto sería una cesárea, tan sabio y maravilloso que se va recuperando poco a poco, tan increíble que se entregó en cada contracción.

Tengo en mis brazos a una pequeña niña, bellísima, que llego al mundo a multiplicar este amor, para hacernos una familia de cuatro y seguir comprobando que el amor si se multiplica, exponencialmente mi corazón de madre creció desde que me entere que un chicharito crecía dentro de mi vientre otra vez, si por segunda ocasión sería mamá, con 24 años llega a mi vida y a mi mundo una Victoria. Una inmensa alegría invade cada rincón de mi corazón, mi sueño hecho realidad mi niña llego!

Pero varias personas saben, e inclusive dios sabe cuánto planee y desee recibir a Isa en un parto humanizado, rodeada de música, olores, mi esposo, y unas cuantas velas, pero que creen qué pasó?

Las semanas pasaban, los días aún contaban, yo no tenía congruencia en cuantas semanas de gestación acompañaban mi embarazo, pero varios ultrasonidos nos hicieron tener una cuanta un poco más certera, la gente comentaba y mis familiares apostaban que por el tamaño de mi panza esa bebé ya nacería, pero los días pasaban y no había rasgo de que esta pequeña quisiera salir, pues que va si estaba de lo más gusto en la panza de su madre.

Para la 1 de la mañana del Viernes 6 de Abril, me despertó un fuerte dolor o cólico en el vientre, fui al baño y pensé que había comido un poco más, pero al recostarme me di cuanta que no podía conciliar el sueño y mi mente comenzó a viajar y preguntar será ya! Llego el día tan esperado?; pues así continuaron el conteo de las horas y de unos dolores cómo cólicos, pero que venían de la espalda, y cómo buena mamá primeriza con segundo hijo no tenía ni la menor idea si esos dolores ya serían contracciones de parto, comencé mis ejercicios con la pelota de yoga, contaba mis dolores con una app y el tiempo pasaba, puse música y estaba muy tranquila para las 7 am desperté a mi esposo y le dije ” amor, me está doliendo” el todo espantado salto de la cama y me dijo “ya ya es hora te llevo al hospital”;
Y – yo así con mi cara de no amor esto es tardado vamos viendo como me siento…

 

Para las 9:00 am los dolores aumentaron pero eran muy considerables, le avise a mi doctor y me dijo que le gustaría revisarme por cualquier situación, le comenté al señor espantado que duerme conmigo (esposo) pero para esto ya se había ido a trabajar, entonces tendría que regresar por mi; eso sin antes despedirme de Emiliano con muchos besos y abrazos le explicaba que era hora que su hermanita ya quería nacer y tendríamos que ir al doctor, tranquilo se despidió y continuó jugando con su abuelita; bueno la consulta era a las 12:20 llegamos casi a la 1:00, bendito tráfico!

En cuanto llegamos me tomaron signos vitales, y esperamos un momento para que el doctor nos recibiera, pase a la camilla y que creen me tuvo que hacer un ya conocido y muy temido “tacto”… Pues bueno venga lo que tenga que ser.

Para mi sorpresa con los dolorcillos en aumento solo tenía 1 centímetro, pueden creerlo 1 centimetro? Yo dije entonces qué pasa a los 10? Con cara de en la ma… pero bah! Yo puedo claro que puedo venga!

El doctor me dijo mira pues una situación es que el cuello ya está maduro pero tu bebé no baja y solo tienes 1 centímetro (me lo repitió jaja) pero pues si tú quieres los esperamos vete a tu casa, continúa con la pelota de yoga y de más y me comunicas cualquier cosa; perfecto!
Fuimos a comer algo en la cafetería de la clínica y mientras comíamos me levante por una contracción media incomoda y oh sorpresa! Sentí como si me hubiera hecho del baño, de verdad 😳 me moje! Pero solo fue poco y me senté, después pasó el doctor y le comenté mi situación; – Dr acabo de sentir así y así, el me respondió no te preocupes seguramente fue por el tacto tú tranquila, mmm bueno! 5 minutos después me levanto de la silla y tal cual como un balde de agua de muchos litros pum! Rompía membranas!

– hago un paréntesis, puedes imaginar la cara de mi esposo por no saber qué hacer y querer hacer todo.

Mi cara fue de extrañeza; dios que sensación tan extraña, y justo pensé “Y yo que me quería poner vestido” jajaja yo aún sentada, mi esposo se comunicaba con mi doctor para saber qué haríamos y nos dijo que ya bajaba otro doctor que me internarían para esperar el trabajo de parto.

Subí unas bellas escaleras y cada paso que daba seguía saliendo líquido, llegue a la habitación, retirando toda la ropa y poniéndome una de esas batas de hospital donde se te asoman las pompas, y seguía con mis contracciones, llegaron a hacerme un monitoreo topográfico u algo así para conocer las contracciones y los latidos de mi pequeña, que por cierto con tanto dolor cada vez la sentía menos.

Continúara…

 

bendiciones hoy y siempre

Deja un comentario