Mamá Primeriza (De nuevo?)

Que pensaste cuando leíste el título de este post, está loca, o naaah eso no pasa.

Quiero platicarte cómo el número de llamadas, mensajes y visitas a mi ginecólogo incrementaron en un 50% más que en mi primer embarazo, sí aunque usted no lo crea. Aquí te platico porque!

Cuando llega un nuevo integrante a la familia pero por primera vez todo es completamente nuevo, la familia que formábamos de Dos individuos (mamá y papá) ahora será de 3 o 4 e inclusive hasta  5, jajaja no ya basta mi cabeza no lo permitiría; pero mi cerebro se estaba programando para la llegada de una personita más, y sí no, tendría que aprender; así que ahí estaba una mamá, cantándole canciones a esa pancita juguetona, jamás olvidaba su rutina de música, cantarle y platicarle cuando manejaba, la habitación de Emiliano creo que estuvo lista desde los 7 meses de embarazo, era azul justo a la siguiente semana que nos enteramos que sería niño, pero dios, en ocasiones me siento mal por no seguir haciendo las mismas cosas que hacía al principio con mi primer embarazo a ahora que llegará la pequeña Isabel. Siento que estoy corriendo todo el día y justo termino pendientes de hace una semana, no estoy programando tiempos y eso sí que me tiene la cabeza en la luna; siento que no hago nada y mi mayor recompensa es dormir.

Porque son dos seres totalmente distintos formándose en la misma mamá, durante mi primer embarazo yo subía y bajaba, estaba en constante movimiento, los pies no se me hinchaban, y hasta los 8 meses deje de conducir por indicación médica, pero qué pasa en esta ocasión, Cuerpo que te pasa!!

Mi cuerpo está en un estado latente de subidas y bajadas cómo montaña rusa, hay días excelentes donde amanezco radiante con la energía al tope y algunos otros días no quiero ver la luz del sol y me gustaría poder quedarme a dormir por horas, lamentablemente eso no me agrada pensé que estar en cama recostada sería gratificante pero estuve totalmente en un error; detesto tener que estar en cama con indicaciones médicas de “reposo absoluto”.

Pero que voy a hacer si lo que más me importa es proteger y resguardar a mi pequeña sana y salva, preservar nuestra salud, donde llegaremos al día deseado, pero mientras tanto, este reposo por pocos días se hacen cansados, y es que entre el dolor de la cadera y la pelvis nos tienen en cama, los movimientos de mi #babyIsa son completamente normales pero para mamá las horas de sueño por las noches se hacen madrugadas enteras sin poder cerrar el ojo, o más bien sin encontrar una posición realmente agradable para ambas, o esos malestares intestinales, por el lento proceso digestivo por el que atravesamos, pero justo después de llorar dos o tres ocasiones solo pidiéndole a Dios que todo salga bien que la pequeña este sana y salva hasta el día de su nacimiento, y que me de a mi la fuerza para cuidar de ambas de nuestro cuerpo y continuar al pues del cañón con mi familia; sinceramente no necesitamos perder algo para darnos cuanta lo importante que es en nuestras vidas y si la salud y bienestar de mi bebé dependen de tener ciertos cuidados “excesivos” los haré y con gusto para cuidar de ella, de mi y de nuestro ser.

Bendiciones hoy y siempre

Deja un comentario