De hijo único a hermano mayor

Comencé viendo tus ojos sorprenderse a través de una pantalla para observar un ultrasonido que extrañamente mirabas a tu mamá en una camilla con un doctor a lado; podía observar tus gestos de disgusto, de molestia sobre que le ponían a mamá sobre su vientre y pude observar tus ojos tratando de mirar que demonios observábamos en esa pantalla llena de rayas en colores blanco y negro, y cual era nuestra sorpresa tras esa pantalla.

Poco a poco los días pasaron, las semanas, corrían y tu no sentías ese pasar del tiempo pero podías sentir que poco a poco la barriga de mamá aumentaba su tamaño y cada vez; le era más difícil poder cargarte en brazos, le era más difícil poder acomodarse para dormir y que día con día tirarse en el suelo para jugar se volvía imposible, pero sabias que algo sucedía y alguien crecía dentro de mí, una compañerita para toda la vida con la que compartirían diversiones y aventuras, disgustos y molestias, de travesuras y escapadas, de películas juntos y una que otra tarea perdida.

Es un hecho que ninguno de nosotros estamos preparados para la llegada de un nuevo integrante en casa, en mi experiencia tenia 11 años y me llego como balde de agua helada el simple hecho de saber que tendría una segunda hermana, no fue del todo fácil, pero deseo que Emiliano tenga herramientas para compaginar pasiones, y momentos con su hermana y hagan un excelente equipo.

Ahora solo deseo ver su reacción al entrar a la habitación del hospital y verme posiblemente recostada en una camilla acompañada de una pequeña niña que pronto harán carcajadas juntos, ahora solo espero apreciar su carita, y de ahí en adelante acompañarme y apoyarme; acerlo participe de cada segundo con su hermana y procurar hacerle saber que hace un excelente trabajo como hermano mayor. El mayor reto que hasta ahora ha sido para este niño es obtener un titulo de hermano mayor donde nadie le pregunto si lo deseaba y claro que eso no se pregunta, como matrimonio decíamos que si teníamos otro hijo seria por elección nuestra y no por lo que muchas personas dicen “Le hace falta un hermanito” o “Ya nos pedía un hermano” nosotros no; la complejidad que para nosotros derivaba en una simple elección de pareja, asi que aquí estamos en el ultimo salto para ser papás de dos.

Sinceramente abro mi corazón y confianza que tengo miles de dudas del momento que esta tan próximo a hacerse una realidad a momentos de consumar el momento de mi parto o el momento de conocer aquella carita. Pero para este preciso momento estoy recostada en la cama, me duele mi espalda, no aguanto el dolor en la pelvis y el coxis, aún no tengo ninguna señal de empezar trabajo de parto pero todos en casa esperamos ese día.

Deja un comentario