Precaución, Semáforo amarillo!

Has sentido cómo tu corazón se hace pasita cuando te dan una noticia o simplemente te dicen algo que no esperabas? Pues así me pasó a mi!

Mi estómago se hizo un completo nudo, no podía pronunciar palabra y solo dejaba que el doctor hablará, mi mente pensaba en mi bebé y daba vueltas desesperado y mi corazón se comprimía poquito al escuchar esas palabras, mis ojos buscaban la mirada de mi esposo.

En la consulta de revisión mensual con mí ginecólogo llegamos a la hora pactada y esperando a que saliera otro paciente procedieron a pesarme y tomar signos vitales, posteriormente jugaba un poco con el #Pequepanque por qué se despertó justo antes de bajar de la camioneta y estaba un tanto molesto, al entrar y sentarme en la silla en doctor dijo, Y platícame Rocio cómo te has sentido? …
irónicamente conteste; uy doctor por donde empiezo con todos mis achaques, expresando una risa!
Después de enunciarle mis malestares, me comentó: Estás entrando en una etapa “amarilla” por así decirlo donde tu expediente me está marcando una señal de ALERTA, por tu súbita subida de peso en un solo mes, ahora la falta de respiración y dolores en la pelvis acompañados de ciertas contracciones son señal de que algo puede intervenir y ese es tu peso, lo que puede desencadenar diabetes gestacional, preclamsia, etc; o algo mayor, no es un juego la alimentación Rocio! Ahora tu cuerpo no está respondiendo de la misma manera que lo hizo con tu primer embarazo, y puede haber una alta de presión muy considerable, “estando de por medio la vida de tu bebé y la tuya” (Pumm!!! Escuche un cristal romperse dentro de mi, algo se agitó estrepitosamente y pego con fuerza! Y todo giraba en pensar mi bebé mi bebé mi bebé, mi niña… vi la cara de mi esposo cuando dijo esto y sus ojos se pusieron en blanco, nunca imaginamos que nos dijeran esto); así que estaré en observación durante 3 semanas para valorar mi peso y una dieta rigurosa (disminución de azúcares y harinas) así como reposo relativo, nada de cargar pesado y llévese la vida muy tranquila; Ya está casi por terminar! Y ya no ande de arriba para abajo cómo le gusta; Sí en este tiempo no mejora, serán necesarios algunos análisis para descartar o prevenir alteraciones mayores. Antes de pasarla a semáforo rojo que sería un embarazo de alto riesgo.

El doctor pidió que me comprometiera a comer de una mejor manera, (y yo que pensé que comía muy saludable) pues que crees que estás 3 o 4 raciones de fruta que cómo y que me encanta tienen un alto nivel de fructosa (azúcar) entonces únicamente debo de consumir una porción al día, pero verduras en cantidad.

Llego un momento que no me imaginaba que esos dolores de cadera eran totalmente normales y en mi cuerpo algo estaban anunciando; la próxima semana le realizaremos una flujometria con el materno fetal a #BabyIsa, antes de la semana 32, es un estudio de rutina que ya se tenía contemplado pero aún más con la noticia que nos dio el doctor.

Pero sí, me sentí como si no pudiera mantener a mi bebé a salvo, me sentí incompetente, me sentí vulnerable a mi cuerpo, pero no vengo a contar que no se puede o que posiblemente no hay nada que hacer, cómo de que no ch… tengo este tiempo para cuidarme y claro para seguir diciendo Si Puedo! Yo puedo! Por mi bebecita, por mi, por mi familia. Vamos a poner todo de nuestra parte para mejorar esta situación y pasar a un “foco verde” por así decirlo, y que mi embarazo transcurra sus ultimas semanas de la mejor manera y disfrutar de sus pataditas que es lo mejor que me puede pasar sentirla viva, sentirla dentro de mi ser, sentir su presencia, y que es un pedacito de amor de ambos.

Expresar esto que siento, juro que necesitaba sacarlo, el día de hoy tuve la oportunidad de conectar con mi familia, que esos momentos en la mesa a la hora de comer y unas cuantas carcajadas de Emiliano antes de dormir ayudaron y subieron mi ánimo, necesitaba un abrazo enorme, y claro quería que me apapacharan.

Ahora más tranquila les escribo desde el corazón cómo me siento, lo único que le pido a Dios que nos cuide y nos mantenga sanas y salvas, tengo mucha fe de que así será.

Bendiciones hoy y siempre

This entry was posted in Mamá.

Deja un comentario