Tierra en las manos

Quiere tocar, mirar, escuchar, oler, saborear…
Hace una noche compartía con mi esposo lo feliz que me hace poder observar a mi hijo jugar y descubrir una naturaleza libre, donde terminé sacudiendo las piedras de sus zapatos y el con una sonrisa en el rostro, si bien nunca me ha sido un impedimento el “Se va a ensuciar” y mucho menos para él.
La naturaleza es una fuente inagotable de estímulos que le permiten identificar las especies vegetales y animales, comprender los fenómenos físicos, aprender a cuidar el medio ambiente y realizar una actividad física en un entorno muy saludable.
Los niños son capaces de conectar con infinitas sensaciones provenientes de la naturaleza, crear e imaginar mundos extraños, pasteles, o carreteras para carros.
Estás vacaciones puedes dedicar tiempo para descubrir y salir a respirar aire fresco; donde tú hijo aprenderá a amar y cuidar la naturaleza, además de pasar un día inolvidable en compañía de su familia.
Olvida esa frase “Se va a ensuciar” total pues que se ensucie, y también alócate quítate los zapatos y anda descalza, disfruta de esos momentos.
#MamáDescubreelMundo #Crianza

Deja un comentario