Mamá, no te olvides de ti

Tres semanas despertando cada 3 horas, poniendo mi cuerpo en modo off cuando inconscientemente despertaba solo para tapar a mi hijo y a mi esposo con el afán de ver si estaban bien, semanas recurrentes donde la casa figuraba estar a punto de ser una farmacia, las ojeras decoraban mi cara todas las mañana, y un montón de ropa desbordándose en el cesto, yo solo pedía que mi familia estuviera bien.

“Para estar bien con nuestra familia debemos de estar bien nosotras”

Las mamás inquebrantables, fuertes, que no se quejan pero porque no, yo solo pido dormir! Si es bien sabido que la maternidad llega con ciertos cambios radicales a tu vida y para mi llego cómo un huracán de emociones y sentimientos; sin dejar de lado la caótica y estresante vida de una mamá.

Son días de pensamiento constante; de reproche con tu ser interno, si haces bien o mal, si ese dìa tu hijo no deseaba comer, se mojo la ropa 2 minutos antes de salir, hizo popo y se ensucio… hay día en los que quiero llorar sin saber explícitamente el motivo, pero todo se reúne en ese momento! Pareciera que todo conspira en mi contra, y momentos donde solo deseo que llegue la noche para que todos duerman.

Tantas ocasiones durante el embarazo me repetía una y mil veces yo no seré así, Yo me arreglare todos los días, yo no quiero pasar por eso etc etc etc. finalmente llego el momento de verme frente a frente al espejo y decir dónde quedo todo lo que yo decía, eran posiblemente tantas mis expectativas que le demande demasiado a mi cuerpo, a mi como mamá, a mi persona, Y olvidé pequeños detalles que pueden ser un “salvavidas” en la maternidad.

No recuerdo si lo leí o me lo dijo la abuelita de la prima de mi tía antes de casarme, que siempre estuviera radiante y arreglada para cuando llegara mi esposo del trabajo, really? Creo que desde ese momento pones peso y una carga sobre tu cuerpo innecesaria porque te diré algo entre menos ropa tengas encima él lo agradecerá aún más jaja, también tomar un tiempo para arreglarnos pero para nosotras para sentirnos fuertes, y repetirle al espejo lo bella que eres por dentro y por fuera.

Tomar un tiempo si la casa está de cabeza, toma un café sentada aún lado de los LEGOS de tu hijo, toma un libro y dale otro a tu pequeño, pon música baila, canta, grita, alócate, de verdad que me funciona y escuchar cómo mi hijo muere de la risa por verme saltar como una “loca” lo disfruto.

También soy mujer… a quien no le gusta pintarse las uñas o que le arreglen el cabello, es tan delicioso ese momento, amo a mi “panque” pero aquellas mañanas donde lo dejo en el cole y regreso a desayunar un té caliente, sabe a gloria.

Si estás bien contigo misma estarás bien con los demás

Que podemos poner en práctica, cómo un baño con agua caliente, una salida con amigas a tomar un café, una escapada con tu esposo a cenar y tomar una copa, al cine, maquíllate.

Tip
Te tengo un ejercicio que me enseñaron en un curso es la terapia Gibberish, y principalmente consta de meditación, no de la mente, tienes que hablar y hablar pero no palabras, di cosas inexistentes, si se lee extraño, pero balbucea en voz alta, parlotea lo primero que se venga a tu mente (Te dejo una página donde podrás leer más de esta terapia)

Yo también siento que en ocasiones soy un total desastre, mi cabello, mis ojeras, y ni hablar de la casa pero de alguna manera siento que nos demandamos mucho paulatinamente vamos agregando gota tras gota otra responsabilidad a ese vaso que un día se puede desbordar; amar nuestro cuerpo y nuestro ser, creer que somos capaces de todo y sí no lo dudo pero no está mal pedir ayuda de vez en cuando, alguna persona que cuide y le podamos confiar unas horas al crio, y dedicar unos minutos a nosotros, a nuestra persona.

Que podemos hacer:
* Tomar un masaje
* Un baño relajante
* Leer un libro o terminar el libro de hace semanas
* Encuentros con la naturaleza
* DISFRUTAR HACIENDO NADA

Desconectar de los estímulos que nos generan estrés cómo personas, noticias, redes sociales, etc, identifica situaciones que te generan un estado de molestia o irritabilidad incluso

Los días pasan y tus hijos crecen con tal rapidez, en un abrir y cerrar los ojos ya está gateando, luego camina, ahora ya trepa los sillones son autonomía, no nos olvidemos de nosotros cómo mamás como MUJERES. Una higiene EMOCIONAL, para restaurar el equilibrio interno.

Bendiciones Hoy y Siempre

Deja un comentario