La paternidad, un trabajo en equipo

Cuantas ocasiones escuchamos el tan famoso que bien que te “ayuda” con el niño, pero no es cuestión de si te ayuda es una labor de ambos de pareja porque ambos somos padres, ambos decidimos por elección o por sorpresa tener a una persona de nuestra sangre, así que es un trabajo en equipo donde ambos ponemos un granito de arena, cómo el cuidado del hogar, la crianza de nuestros hijos, y preservar la relación de pareja.

Quita ese peso de encima, esa carga mental donde nosotras cómo mujeres “debemos hacer todo” y eso sí todo bien hecho, calma, tomemos ese respiro, y si tú estás tranquila tu pareja valorará aún más tu incansable labor cotidiano, y si no lo hace, está por demás decirte que tú eres la mejor persona para decirte, que lo haces excelente.

Él en el hogar
Cuando llega el momento de vivir y compaginar una vida juntos en pareja y dejar atrás las escapadas de novios, llega el triunfo de tender la cama y lavar los platos por qué la casa es de los dos. Son labores que en lo personal jamás diré que me encantan hacer la verdad es que no pero se deben hacer, y que mejor hacerlo cómo un trabajo en equipo donde uno recoge y el otro sacude.
No debe de ser motivo de discusión ni malos entendidos, pero si buscar un punto de equilibrio y de comunicación entre ambas partes veámoslo; cómo un NEGOCIO, donde pactaremos y firmaremos un contrato de las prestaciones y “obligaciones”.

La paternidad, llego a nuestra vida con ocho meses de matrimonio, donde conocíamos aún más el uno del otro pero en un ambiente diferente con la pijama y cabello desmarañado por las mañanas, gases accidentales, calcetines sucios y caras de molestia, llego el embarazo a nuestras vidas, y cómo nos llenábamos de “versos” sin fundamento alguno, “Yo siempre voy a…” jajaja que risa me da ahora, pero lo que no me da risa es la labor de poner en una balanza la crianza de nuestro hijo, ese preciso instante donde podemos guiar su camino, juntos como equipo.

Será importante poner las cartas sobre la mesa y del cómo criar al niño, tantos ámbitos o teorías nos rodean, nosotros por nuestra parte decidimos llevar cómo estilo de vida una CRIANZA Respuesta, porque mi esposo y yo decidimos que sería la mejor forma de educar a nuestro (s) hijos, pero que digo fácil, nada en esta vida es fácil, nos ha costado y más porque cada individuo tiene un pasado, una historia, una crianza distinta, núcleos familiares totalmente paralelos y al formar una familia tenemos que fusionar ambas partes para formar una propia.

Hace unos días salíamos de paseo cómo familia, el calor, la distancia, el llanto de mi hijo y un dolor de cabeza pudieron ser un detonante para que mi nivel de estrés estuviera a punto del colapso, te has sentido así que no sabes cómo solucionar esa situación, “Afortunadamente” llego un salvador de esta historia con una voz baja dijo, “Ven Emi, vamos a caminar” solo voltee a ver su cara y sonreírme, no me dijo una palabra a mi pero sentí una calma; aquí estoy, yo pude respirar y la verdad ver un rato mi celular jajaja, me sentí aliviada, me sentí libre.

En la mañana mientras yo preparaba la pañalera, el papá trataba de peinar a un “chapulín saltarín” después de un rato de no lograr resultados y escuchar algo de llantos y ver la cara del esposo mi reacción fue decir yo termino amor adelántate…

Hay noches donde escuchar los suspiros de Emiliano durmiendo con nosotros y nos preguntamos porque habrá hecho eso y si nosotros lo hicimos bien, y si uno al otro nos motivamos sabes lo benéfico que puede ser para nuestra persona.

Aprender a estar el uno para el otro por qué es un trabajo de dos, una elección de dos y es el hijo de los dos, adiós los tiempos donde la mamá se dedicaba a la casa y a sus hijos mientras el papá salía a buscar el sustento del hogar; déjame decirte que sin importar el papel que ocupes en tu casa deja atrás a la sociedad o lo que puedan opinar, si trabajas, o estudias, si trabajas desde casa, y él trabaja; mientras tu estés bien, con tu pareja, e hijos, recuerda formen nexos, alianzas de amor, donde le proyecten esa confianza a tus hijos, porque es donde nutre sus valores por muy pequeño que sea.

El trabajo en equipo es a menudo una parte crucial de un negocio, ya que con frecuencia resulta necesario que los colegas trabajen bien juntos, haciendo su mejor esfuerzo en cualquier circunstancia. El trabajo en equipo significa que las personas procurarán cooperar, usando sus habilidades individuales y brindando retroalimentación constructiva, independientemente de cualquier conflicto personal entre individuos.

Después de esta definición, enfócala a la paternidad, te queda alguna duda que en efecto ambos trabajamos con un fin o meta en común y que uniremos esfuerzos, habilidades y destrezas de ambos para obtener el mejor resultado?

Es tan mamà quien sale a trabajar como quien se queda en casa, es tan mamà quien decide ponerse un chongo o llevar rulos, es tan mamà quien comparte los logros y llantos con papà; ahora te diré algo ese hombre a tu lado tu compañero, también siente, también tiene muchas emociones, también llega cansado de trabajar y llega a platicar, a jugar y en ocasiones solo a dar un beso de buenas noches, pero ese hombre también tiene gracias a dios manos con las que puede cambiar un pañal, y lavar los platos, ese hombre tiene la audacia (aunque se les olvide) “Amor si lo lees TE AMO jajaja” de buscar las cosas en casa, tiene la capacidad de hacer la cena, y tiene el amor para tomar la temperatura. Tienen todo para realizar labores en conjunto.

La paternidad se comparte, se vive, y no tiene que ser únicamente nuestro “Trabajo” como mamàs, si yo soy la mamà pero ambos pusimos algo de sabor y pasión para que SEAMOS PADRES.

BENDICIONES HOY Y SIEMPRE

Deja un comentario